Lo que necesitas saber antes de montar tu taller automotriz

Comenzar un nuevo negocio nunca es una tarea sencilla, hay muchas variables que deben tenerse en cuenta y si se trata de un taller automotriz no solamente debemos saber de mecánica, también es importante ofrecer ese punto que nos diferencie de la competencia.

Antes era suficiente con tener un pequeño local y unas cuantas herramientas para comenzar, todos conocemos esos talleres donde hay que caminar mirando al suelo para no pisar nada y con los brazos cruzados para no terminar manchados de aceite y de hollín.

Ahora los conductores no solamente buscan un mecánico bueno y económico, más bien se inclinan por un taller automotriz que ofrezca una excelente relación calidad/precio, un presupuesto, un buen servicio al cliente, unas instalaciones cuidadas y mejor si puede hacer un seguimiento de la reparación paso a paso.

Por eso hay varias consideraciones importantes a tener en cuenta antes de abrir un taller automotriz para lograr un negocio exitoso.

 

La ubicación. Tal vez una de las consideraciones más importantes es dar con el sitio adecuado para captar la atención del público y comenzar a hacernos con una cartera de clientes. Puede pensarse en una zona donde la competencia sea menor, o en un área consolidada con muchos alrededor pero buscando el diferenciador que permita que nuestro taller automotriz sea el elegido.

 

Servicios. Es necesario que tengamos muy claro qué servicios vamos a ofrecer y no abarcar más de lo que podemos asumir, ya que terminaríamos en fracaso. Podemos optar por un taller especializado (electricidad, latonería y pintura, etc.) o uno general que debe tener al menos los servicios mínimos de cambio de llantas, de aceite y filtros, alineación y balanceo, sistema de frenado, suspensión y dirección, entre otros.

Es necesario que tengamos claro qué tipo de vehículos vamos a atender (carros, camiones, buses), si tendremos servicios para diésel y gasolina o incluso si queremos especializarnos en una sola marca de carros o tener claro a cuáles no se atenderán por sus características mecánicas.

 

Equipo de trabajo. Con un buen equipo de trabajo estaremos más cerca del éxito, así que teniendo en cuenta los servicios que se prestarán se debe seleccionar al personal. Además del equipo de mecánicos, también hay que pensar en los servicios administrativos y de atención al cliente.

Teniendo en cuenta los avances constantes que se realizan en el sector automotriz, es necesario que se realice un plan de capacitación para el personal, de manera que el taller se mantenga siempre con los más altos estándares de calidad.

 

Los clientes. No podemos pensar que será suficiente con abrir la puerta para que los clientes comiencen a llegar, aunque es cierto que los particulares pueden entrar a un taller por cercanía o por algo que les llame la atención, también podemos dirigirnos a otro tipo de clientela.

Si nos especializamos en una marca y somos taller autorizado por el fabricante, podemos esperar clientes que vengan por su garantía, también tenemos la opción de ofrecer nuestros servicios a empresas que tengan una flota de vehículos y firmar convenios con ellas.

Otra opción es establecer un vínculo con empresas de seguros de vehículos para que envíen a sus clientes a nuestro taller o entrar en licitaciones para el mantenimiento de la flota de la administración pública.

 

Estructura y equipos. Dependiendo de la cantidad de metros cuadrados de los que dispongamos, podemos estructurar el taller. Lo mejor en este momento será diferenciar por zonas, así tendríamos una de mantenimiento, otra de almacenamiento, una de latonería y pintura, la de administración y por supuesto una sala de espera bien equipada para los clientes.

En cuanto a los equipos, en nuestra entrada “Los 8 equipos básicos para abrir un taller de vehículos” encontraremos una lista bastante completa. Con los equipos adecuados, una tarea puede llevar menos tiempo de trabajo y aumentar la rentabilidad.

 

Procesos. Si queremos sacar productividad a nuestra inversión, es muy importante que sepamos cuánto tiempo se lleva cada una de las reparaciones, cuánto cuestan los repuestos y cuánto pagamos a cada persona que interviene en un proceso.

Además debemos estandarizar todos los procesos productivos, desde la atención al cliente, evaluación y diagnóstico, reparación del vehículo y administración del negocio. También será importante contar con un software de gestión que nos ayude a realizar de forma automática todos los procesos entre los distintos departamentos para generar en tiempo real el paso de las transacciones de gestión a contabilidad.

 

Proveedores. Es muy importante que podamos conseguir las piezas de repuesto al mejor precio posible, por eso será importante contactar con diferentes proveedores, estudiar el tipo de repuestos que utilizamos y lograr alianzas beneficiosas para las dos partes.

 

Diferenciación. Tendremos que pensar en el punto con el que nos queremos diferenciar de la competencia para aumentar la cartera de clientes. En este punto será cuestión de dar rienda suelta a la imaginación, puede ser desde ofrecer la recogida y entrega del vehículo en el domicilio, dar un vehículo de cortesía mientras dura la reparación, permitir que vean el proceso a través de cámaras web o vales de descuento por cantidad de servicios, entre otros.

 

Trámites. Además de todo lo anterior, debemos tener en cuenta todos los trámites administrativos requeridos por la administración pública, como los registros en la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, la Cámara de Comercio o inscribir el taller en la Secretaría de Ambiente para la gestión de residuos.

Un taller automotriz puede ser rentable si tenemos un plan de negocios estructurado desde el comienzo, medimos bien la inversión que debemos realizar y nos asesoramos en todos los pasos a seguir para prestar el mejor servicio con una óptima calidad.

 

Por. Adriana Gutiérrez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment